/Opinió
Santa Eugènia · Sant Narcís · Can Gibert del Pla · la Rodona · Güell-Devesa · Mas Masó · Hortes i ribes
dissabte, 05 desembre de 2020 | 3a Època | Edició núm. 14.552 | Pla de Ter (Gironès)

Els mil i pico

: : Els mil i pico París rep els alumnes de 2n de Batxillerat de l'INS Santa Eugènia: una experiència única Fa uns dies, els alumnes de 2n de Batxillerat de l'Institut Santa Eugènia, ara ja graduats, vam fer l'esperat viatge de final de curs 2017-2018 i vam visitar París. Des d'un inici vam sortir de Girona amb il·lusió, emoció i nervis. Després d'un llarg viatge en avió i autobús vam arribar a l'hotel, on ens…

ElDimoniFotos

ElDimoniTV

Sies.tv

"Ja n’hi ha prou, obriu fronteres… ja n’hi ha prou, obriu fronteres" FOTO: JOEL MEDIR i HEREU
: : Opinió > Per la pau, la solidaritat i la cooperació | 07·05·2016

Els mateixos…

David Mérida | Santa Eugènia de Ter

7 de mayo, mañana gris, tonta, mientras, yo camino hacia mi encuentro. Hay mucha gente en las calles. Gente que camina con mapas en las manos. ¿Iremos al mismo sitio? No lo creo. Hoy, el tren llega a Girona abarrotado de curiosas personas, con ánimos tranquilos, expectantes, serenos. Me los cruzo, cercanos de tanta proximidad física, más lejanos de pensamientos.

Camino despacio. Aún queda media hora para la concentración. No me apuro, disfruto del momento.

El problema de Siria ha estallado. No sólo en bombas en aquellas latitudes, sino también en la prensa y en las pancartas. En la gente que lo tiene presente en el bar, o al medio día en su almuerzo. En el diario y/o hasta en alguna que otra actitud compasiva de poner monedas en el tarro del voluntario que se ha acercado a pedir 1€ por semejante evento.

Las flores abundan. Puestos de todo tipo, material y color estallan en gironines calles coloridas de ornamentos. Sacan fotos desde todos los ángulos, mientras, yo sigo caminando rumbo a la manifestación. Extraño me siento. Fuera de contexto.

Una persona mayor se acerca para pedir que me solidarice con la lucha contra el cáncer. Cruzo un músico callejero. Mientras toca su guitarra, su sombrero, cual una mano extendida pide tu solidaridad para con él. También. ¿Debo?

Llego a la plaza y de momento no hay nadie. Un escenario enorme de fondo, indica que algo importante está por pasar. ¿Para la manifestación?, no creo. Se acerca Joel, el bombero que conocí el otro día y que estuvo en Indomeni. Con cara frustrada, me dice: “Sembla que no hi vindrà ningú”… Lo miro, no sé qué decirle. Tal vez es la misma frustración que me ha secuestrado las palabras y el aliento. Se me ocurre decirle tontamente, ya vendrán. Silencio.

Él ha estado en los campos de refugiados y tiene mucho por decir. Mucho para contar. Ha dejado atrás muchos niños que no ha alcanzado a ayudar. La sensación me agobia y no dejo de pensar. ¿Podría ir para allá? ¿Puedo?

Ya son las 11. Empiezan a aparecer ellos. Son las caras conocidas de siempre. Tal vez no conozco tu nombre, no conocemos los nuestros, pero sé que te he visto antes, otra vez. ¿En otra mani? ¿En otro tiempo? Como una gran familia que se encuentra, comenzamos a desplegar carteles, pancartas, velas, rumores, cielo… ¿intentamos desplegar con ellas esperanza o consuelo?

¡Venga!… saquemos la foto. Nos juntemos porque la prensa va a tomar fotos de la mani. Mejor nos juntemos para no parecer menos. Mientras, cientos de otros pasan con mapas rumbo a la rambla para un Temps de flors inquietos. Somos antípodas, antagónicos, contrarios, opuestos. ¿somos todo eso? Mientras, siguen cayendo bombas en Alepo.

La Sumaia nos ha contado que ya no quedan ratas, perros, gatos… todos esos se los han comido los que allá han quedado bajo los escombros, a la espera de que alguien pare los bombardeos. Los de Indomeni son “privilegiados”, dice. Ellos al menos han podido pagar para salir de aquel infierno.

Comenzamos la marcha, relajados, con alguna bocina que grita consignas como manifiesto: “Ja n’hi ha prou, obriu fronteres… ja n’hi ha prou, obriu fronteres”. Conversamos, nos miramos. Arriba nuestro no hay aviones. Al menos no los que rompen llantos y silencios. La marcha es tranquila y en esta paz que nos toca, continuamos caminando entre flores, gente con mapas y niños que juegan en un parque, mientras, los adultos miran el móvil buscando el último twit del momento.

Caminamos y a cada metro alguien se acerca para comentarte algo al respecto. Somos todos conocidos. ¿De otra mani?, ¿de una charla?, ¿de otro evento? No conozco tu nombre, pero te conozco de aquella tímida movida social en la que el participar al menos te da aliento. Tampoco conozco la cara de ningún refugiado, pero aquí estamos intentando decir algo por ti, mientras camino entre grandes puestos de flores, risas y mesas de cafés en relajado desconcierto.

La gente se va disipando o van quedando en alguna esquina conversando con algún conocido con nombre de todo esto. La mani ha concluido, mientras, las bombas siguen cayendo en Alepo.

Me voy para casa. Creo que hoy puedo sentirme un poco más solidario. Creo. He caminado con ellos, hemos caminado juntos. Como siempre, els mateixos.

0
Tinc més informació
Comentaris

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.

El Dimoni de Santa Eugènia de Ter (Gironès)
Carrer de l'inventor i polític Narcís Monturiol i Estarriol, 2
La Rodona de Santa Eugènia de Ter · CP 17005 Gi
Disseny i programació web 2.0: iglésiesassociats
Col·laboració programació web 1.0: botigues.cat
Disseny i programació web 1.0: jllorens.net
eldimonidesantaeugeniadeter@eldimoni.com

Consulta

les primeres edicions impreses i digitals

Coneix la història
d'El Dimoni des de 1981

Publicitat recomanada

Membre núm. 66 (2003)

Membre adherit (2003)

Premi Fòrum e-Tech al millor web corporatiu
de les comarques gironines atorgat per l'AENTEG (2005)

Finalista Premis Carles Rahola
de comunicació local digital (2011)


Nominació al Premi
a la Normalització
Lingüística i Cultural de l'ADAC (2014)